La Célula Analítica Conjunta tiene por objeto reforzar el monitoreo, control y supervisión de la pesca

 

Costando a la economía mundial millones de dólares en ingresos perdidos cada año , la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) está afectando la salud, la garantía de seguridad alimentaria y la resiliencia de nuestro océano, el cual desempeña un papel integral en la estabilización de los medios de vida mundiales. Detenerla requerirá un gran esfuerzo. Se necesita contar con recursos, capacidad, información y, sobre todo, voluntad política, para poner fin a esta práctica inescrupulosa.

En los últimos años se ha visto el surgimiento de diversas herramientas y datos para combatir la pesca ilegal. Nuevas tecnologías han sido presentadas, se ha dado un aumento en las ofertas de datos y el intercambio de información se ha posicionado como una prioridad en diversas llamadas a la acción. Pero incluso con la abundancia de avances tecnológicos e información, el cambio en este tema ha sido lento. La proliferación de tecnologías, datos y herramientas superpuestas puede dificultar la identificación y el acceso a soluciones más eficaces para emprender acciones significativas.

Pero esto está a punto de cambiar.

Tres organizaciones, International Monitoring, Control and Surveillance Network , Global Fishing Watch y TMT, se han unido para establecer una nueva iniciativa de colaboración destinada a reforzar el seguimiento y la observancia de la pesca. La Célula Analítica Conjunta (JAC por sus siglas en inglés), tiene como objetivo reforzar los mecanismos nacionales y regionales de ejecución que se centran en la pesca ilegal y delitos asociados.

Conversamos con Eleanor Partridge, analista sénior, en TMT para un intercambio informativo sobre JAC, su enfoque innovador y su visión para el futuro.

Esta entrevista ha sido editada con fines de brevedad y claridad.

Eleanor Partridge headshot
Eleanor Partridge, coordinadora del proyecto, Célula Analítica Conjunta

P: ¿Qué tipo de problemas se propone abordar la Célula Analítica Conjunta?

R: La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada sigue siendo una amenaza muy importante para la seguridad alimentaria, la gobernanza y la salud de los océanos en todo el mundo. La clave para hacerle frente reside en reforzar el monitoreo, el control, la supervisión y la ejecución (MCSE) de las pesquerías. Pero con mucha frecuencia, los esfuerzos de MCSE se ven obstaculizados por la falta de datos, el intercambio inadecuado de información y limitaciones en capacidad y recursos. Estos problemas son particularmente graves en los Estados costeros en desarrollo. Históricamente ha sido extremadamente difícil entender lo que sucede en el mar: la falta de visibilidad cubre a los operadores ilegales. Sin embargo, la situación está cambiando. Un número cada vez mayor de tecnologías novedosas y tipos de datos nos permiten mejorar la capacidad de detectar y supervisar las actividades humanas en el mar. Sin embargo, nuestra idea de cómo se debe recopilar, usar y, sobre todo, compartir los datos, no ha sido alcanzada, lo que significa que con mucha frecuencia la información aún no llega a quienes pueden darle el mejor uso.

La JAC busca abordar este tema proporcionando a las agencias nacionales de pesca y otros socios acceso a datos e inteligencia, así como capacitación para usarlos de manera efectiva. Este enfoque se basa en una evaluación de las necesidades y se entrega mediante un modelo de colaboración que combina y canaliza datos, herramientas y experiencias de los socios de JAC.

P: ¿Quiénes integran la Célula Analítica Conjunta?

R: La JAC es una iniciativa de colaboración creada por la IMCS Network, Global Fishing Watch y TMT. No se trata de una organización aislada. Las operaciones de JAC son llevadas a cabo por personal de los tres miembros fundadores, y por socios nuevos que se van incorporando; lo que nos permite capitalizar capacidades complementarias y encontrar sinergias en nuestro trabajo.

Las sólidas relaciones de trabajo y el desarrollo de nuevas colaboraciones son fundamentales para el funcionamiento de la célula JAC. Actualmente estamos en el proceso de inscribir dos nuevas organizaciones aliadas a JAC, las cuales contribuirán con flujos de datos, herramientas y experiencias para fortalecer nuestro trabajo. Además de los socios formales que participan y contribuyen de manera continua, buscaremos colaborar con una amplia gama de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales en torno a proyectos individuales. Esto maximizará el beneficio para varias agencias gubernamentales nacionales, que son las principales destinatarias de la asistencia de JAC. Y, por supuesto, el papel de IMCS Network, con sus 77 miembros gubernamentales e intergubernamentales, será clave para garantizar que el apoyo tenga un alcance global.

P: ¿En qué se diferencia la JAC de otros esfuerzos para fortalecer el monitoreo, control y supervisión?

R: Las diversas formas de apoyo que JAC brinda a los países socios están basadas en métodos demostrados que han sido implementados de manera efectiva durante años por los tres miembros fundadores. Lo que resulta revolucionario es el enfoque colaborativo. Buscamos activamente un esfuerzo conjunto permanente. Nos interesa simplificar las ofertas de tecnología y consolidar los esfuerzos para garantizar que los Estados reciban la información, acceso a datos y capacitación más beneficiosos para ellos. De este modo, nuestro objetivo es ser más efectivos y eficientes y maximizar el impacto de los datos, así como la experiencia de cada organización. En la práctica, esto significa que los proyectos requieren espacio para desarrollar enfoques replicables y escalables que partan de la colaboración y brinden a los países un apoyo integral para el uso efectivo de datos e información.

P: ¿Cómo promoverá JAC el acceso equitativo a los datos y garantizará que la información llegue a quienes más la necesitan?

R: La JAC realiza una serie de operaciones de soporte que incluyen productos analíticos, capacitación y acceso a varias plataformas tecnológicas. Estas se proporcionarán de forma gratuita. Al operar de esta manera, podemos garantizar que la información esté a disposición de quienes más la necesitan, que nuestros esfuerzos de desarrollo de capacidades sean sostenibles y se mantengan centrados en datos y plataformas, para que sigan siendo gratuitos y que los países puedan integrarlos a sus plataformas y operaciones existentes. JAC también promoverá y facilitará el intercambio de datos e información entre países, constituyéndose en una herramienta esencial en la lucha contra la pesca ilegal, ya que mucha información útil permanece segregada por país u organismo específico. Los pesqueros industriales y sus propietarios operan a nivel mundial. Uno de los beneficios de trabajar con socios y colaboradores de múltiples países en diferentes regiones es la capacidad de brindar información a las agencias para que puedan monitorear y controlar embarcaciones de alto riesgo. Podría ser el caso de un barco específico, un Estado costero en África occidental, un Estado portuario en América Latina, un Estado del pabellón en Asia oriental, un Estado comercial en América del Norte y una organización regional de ordenación pesquera.

P: ¿Qué tipo de productos y servicios proporcionará JAC?

R: Para hacer frente de manera efectiva a la pesca INDNR, la JAC trabajará en cuatro áreas clave: provisión de inteligencia; creación de capacidad en materia de monitoreo, control y supervisión (MCS); acceso a datos y tecnología y; establecimiento de nuevas colaboraciones. De acuerdo con nuestros mejores esfuerzos, cada una de estas cuatro áreas de trabajo se abordará en conjunto. Los esfuerzos de creación de capacidades, incluyendo los programas de tutoría y adscripción, estarán basados en el acceso y uso efectivo de la inteligencia y los datos.

Algunos de nuestros resultados de inteligencia se entregarán directamente a los países y otros socios, pero también trataremos de poner la información a disposición de todos los países miembros de la IMCS Network o por medio de informes públicos. Si bien la célula JAC opera dentro de su enfoque, también pondremos a disposición del público hallazgos clave que ayuden a informar sobre el debate global y los esfuerzos de gestión, políticas y reformas legales de la pesca basados en la evidencia.

P: ¿Dónde centrará JAC su trabajo a corto y largo plazo?

R: JAC se centrará inicialmente en cinco esferas prioritarias: evaluación de riesgos y apoyo a la capacidad de control portuario; apoyo a las patrullas pesqueras; vigilancia del transbordo; creación de capacidades en materia de MCS; y suministro de información en los «temas globales de interés» identificados.

En los próximos meses, nuestro apoyo se centrará en regiones donde los miembros fundadores ya tienen una presencia establecida: África Oriental y Occidental, América Latina y las islas del Pacífico. Nuestro objetivo es ampliar nuestro alcance integrando nuevos socios y países aliados, utilizando métodos establecidos, herramientas, experiencia y redes aportadas por las nuevas colaboraciones. De esta manera, JAC representa un paso significativo hacia la capacidad universal de los países en el acceso y uso eficaz de información, tecnología y capacidades que permitan tomar decisiones mejor informadas con el fin de fortalecer la gobernanza pesquera.

Eleanor Partridge es analista senior en TMT.

Ir arriba