La captura del MV NIKA: un ejemplo de cómo combatir la pesca ilegal

La captura del MV NIKA: un ejemplo de cómo combatir la pesca ilegal

By | 2019-08-08T16:59:35+00:00 August 8th, 2019|translation|

Recientemente, Indonesia capturó una embarcación conocida por ser buscada en varias jurisdicciones. A continuación, la historia de cómo la cooperación internacional entre la INTERPOL, Indonesia, el Gobierno de Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur (GSGSSI) – Reino Unido, Corea y Panamá, y junto con la experiencia en seguimiento de embarcaciones del Global Fishing Watch, ayudó a que esto sea una realidad.

Read this story in English here

El viernes 12 de julio por la mañana, dos buques patrulleros pesqueros indonesios se acercaron a una embarcación visiblemente oxidada de 750 toneladas en medio del Estrecho de Malaca, una de las rutas marítimas más importantes y concurridas del mundo.

La embarcación a la cual se dirigían, el MV NIKA con bandera de Panamá, había sido registrada como un buque de carga: 750 toneladas es un tamaño considerable. Sin embargo, la INTERPOL había estado buscando el MV NIKA desde junio de este año, luego de una solicitud de asistencia de un país miembro, por presuntas operaciones de pesca ilegal. Fue intervenido casi al final de un viaje de 13 000 kilómetros desde el Atlántico sudoccidental, donde originalmente había sido identificado por infringir las regulaciones pesqueras.

Un mes antes, el desafortunado MV NIKA había sufrido un impacto contra un iceberg en las aguas gélidas de las Islas Georgias del Sur. Aún con capacidad de navegación, el MV NIKA comenzó la larga travesía de regreso a China para hacer las reparaciones necesarias. Ese iceberg fue un factor decisivo para el destino de la embarcación.

Daños al MV NIKA como resultado del impacto contra un iceberg en las aguas gélidas de las Islas Georgias del Sur.

El MV NIKA tiene una larga trayectoria de infracciones a la ley. Desde el 2006, ha cambiado 7 veces de nombre y también 7 veces de bandera. La práctica de cambio de bandera es una estrategia conocida por las embarcaciones que buscan ocultar sus rastros. Se cree que el propietario directo de la embarcación es también el propietario de la conocida embarcación STS-50, que fue capturada luego de una persecución similar, a principios de este año por la pesca ilegal de merluza negra. El MV NIKA también tiene conexiones con el operador pesquero surcoreano Poseidón Co Ltd (Titan).

El barco había sido confiscado previamente por Rusia debido a actividades de pesca ilegal de cangrejo. Sin embargo, fue liberado y puesto en marcha una vez más. Inicialmente con bandera de Camboya para luego cambiar a  bandera de Panamá. Además, fue registrado como un buque de carga que, por razones de seguridad, no podía navegar a más de 200 millas náuticas de cualquier costa. La pesquería de cangrejo es altamente lucrativa para la Federación de Rusia en la región subártica, aunque últimamente las autoridades han estado tomando medidas drásticas contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR). Esto podría explicar por qué el MV NIKA terminó, con sus trampas para cangrejo, en otra región pesquera ubicada en el Atlántico sudoccidental.

En abril de 2019, se detectó la presencia del MV NIKA cerca de la zona económica exclusiva (ZEE) de Argentina. Según la información proporcionada por los miembros de la tripulación indonesia, la embarcación pescó, pero no tuvo éxito. Es así que, a finales de mayo y principios de junio, el MV NIKA fue detectado en la ZEE de las Islas Georgias del Sur y las islas Malvinas​. Sus actividades despertaron sospechas: ya que podría decirse que estas aguas son vigiladas por el mejor organismo multinacional de gestión pesquera del mundo, la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCRVMA). La embarcación fue interceptada y debidamente inspeccionada. Se encontró que llevaban a bordo especies de aguas profundas, corales blandos y otros productos marinos, pero no con grandes volúmenes de captura. El MV NIKA fue expulsado de las aguas de las Islas Georgias del Sur, y fue en este punto donde impactó contra el iceberg. Por suerte, para la tripulación no fue algo fatal. Pero aún sellaba el destino del MV NIKA.

Seguimiento del MV NIKA de abril a junio de 2019. Gracias al sistema de identificación automática (AIS), se detectó su actividad en la ZEE de las Islas Malvinas, la ZEE de las Islas Georgias del Sur y Sandwich del Sur, y la ZEE de Argentina.

Después de la inspección llevada a cabo cerca de las Islas Georgias del Sur, el Reino Unido, miembro de la CCRVMA, puso en conocimiento de la INTERPOL el caso del MV NIKA a través de la organización sin fines de lucro OceanMind, por lo cual la red comenzó a cerrarse. Aquí es donde entra en juego el rol y apoyo clave de Panamá. Se espera que, dentro de poco, Panamá publique sus datos de embarcaciones pesqueras en la plataforma pública del GFW. Esto incluye su extensa flota de buques de transporte utilizados en el transbordo de capturas. Este es un paso importante en el cumplimiento de las responsabilidades como Estado rector. Panamá, luego de la solicitud de validación sobre la información de la embarcación, es decir, las condiciones de registro y licencia, también acordó cooperar en el caso del MV NIKA, solicitando a la INTERPOL que apoye en la ubicación, seguimiento e investigación del barco en aguas portuarias o costeras.

Panama was aware that the MV NIKA’s route of navigation might pass through Indonesia’s EEZ and subsequently asked authorities that the vessel be intercepted by a patrol boat, boarded and brought to port under the Port State Measures Agreement (PSMA).

Imam Prakoso, Analista del GFW, a bordo  del MV NIKA.

Panamá sabía que la ruta de navegación del MV NIKA podría pasar por la ZEE de Indonesia y posteriormente solicitó a las autoridades de Indonesia que el barco sea interceptado por un buque patrullero, abordado y llevado a puerto bajo el Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto (AMERP) del cual Indonesia forma parte.

Para cuando el MV NIKA estaba cerca de la ZEE de Indonesia, el analista Imam Prakoso del Global Fishing Watch ya había rastreado sus movimientos desde febrero de este año, ya que la embarcación había apagado ilegalmente su sistema de seguimiento de embarcaciones requerido para todos los buques de su tamaño. El análisis de Imam, mostró la ubicación y las actividades del MV NIKA, proporcionando así datos importantes a la Comisión Especial de Pesca INDNR de Indonesia para tomar la decisión de interceptar al MV NIKA.

A medida que la embarcación avanzaba hacia las aguas de Indonesia y hacia el Estrecho, se daba una comunicación multilateral en tiempo real entre los funcionarios navales y pesqueros indonesios, la INTERPOL y el analista del GFW Charles Kilgour, quienes intercambiaron información sobre cada uno de los movimientos del MV NIKA. Los analistas del GFW ayudaron a predecir el curso del MV NIKA e identificar los puntos de encuentro donde los buques patrulleros podrían interceptar. Por lo general, el GFW no se involucra directamente en acciones de interdicción en tiempo real, pero ha estado trabajado en estrecha colaboración con Indonesia desde que el país en el 2017 se convirtió en la primera nación en hacer públicos los datos de su flota pesquera en la plataforma del GFW. Esta relación cercana fue un factor clave para el éxito de este caso.

Interception of MV NIKA by Indonesia’s patrol boats, ORCA 2 and ORCA 3. © Regina Safri.

A medida que la embarcación avanzaba hacia las aguas de Indonesia y hacia el Estrecho, se daba una comunicación multilateral en tiempo real entre los funcionarios navales y pesqueros indonesios, la INTERPOL y el analista del GFW Charles Kilgour, quienes intercambiaron información sobre cada uno de los movimientos del MV NIKA. Los analistas del GFW ayudaron a predecir el curso del MV NIKA e identificar los puntos de encuentro donde los buques patrulleros podrían interceptar. Por lo general, el GFW no se involucra directamente en acciones de interdicción en tiempo real, pero ha estado trabajado en estrecha colaboración con Indonesia desde que el país en el 2017 se convirtió en la primera nación en hacer públicos los datos de su flota pesquera en la plataforma del GFW. Esta relación cercana fue un factor clave para el éxito de este caso.

El buque patrullero indonesio, ORCA 3, solicitando al MV NIKA que apague su motor.

Indonesia se ha convertido en un defensor contra la pesca ilegal bajo el liderazgo de su Ministra de Asuntos Marítimos y Pesca, Susi Pudjiastuti, declarando que a la economía del país le cuesta miles de millones de dólares anuales el realizar dichos esfuerzos. Yakarta ha destruido o hundido cientos de embarcaciones extranjeras que fueron atrapadas pescando sin autorización, después de la respectiva confiscación de los buques y el retiro de sus tripulaciones. En total, ha incautado más de 500 embarcaciones desde que se promulgó la prohibición de embarcaciones extranjeras en aguas indonesias en noviembre de 2014. La captura del MV NIKA marca otra importante victoria para Indonesia en el combate y lucha contra la pesca ilegal.

Susi Pudjiastuti, Ministra de Asuntos Marítimos y Pesca de Indonesia, dijo: “Agradecemos a Global Fishing Watch por proporcionar apoyo para rastrear al MV NIKA hasta su detención en Indonesia. Global Fishing Watch ha sido nuestro aliado de confianza en la lucha contra la pesca ilegal, especialmente en el seguimiento de embarcaciones que se dedican a la pesca ilegal en cualquier parte del mundo. Su esfuerzo para impulsar la divulgación de información VMS al público debe continuar y contar con el apoyo de otros países.”

Mas Achmad Santosa, Coordinador de los Asesores Especiales de la Ministra de Asuntos Marítimos y Pesca de Indonesia, y Comandante de la Comisión Especial 115, agregó: “Global Fishing Watch nos brindó el tan esperado y necesario análisis sobre los movimientos del MV NIKA. GFW y la INTERPOL nos han ayudado a predecir los movimientos y la posición del MV NIKA gracias a su oportuna información y análisis. Este tipo de intercambio de información y cooperación debe promoverse para que otros países lo adopten.”

Raúl Delgado, Director de Inspección, Vigilancia y Control, de la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) dijo: “El caso del MV NIKA demuestra que estamos decididos a incrementar nuestra cooperación con esfuerzos para combatir la pesca ilegal que involucra a embarcaciones con nuestra bandera. Ya no se debe permitir que los operadores pesqueros infrinjan las regulaciones impunemente. Esperamos que con la publicación de nuestros datos en la plataforma del GFW, se marque pronto un punto decisivo en la lucha para lograr un cambio positivo en beneficio de nuestros océanos.”

La historia del MV NIKA es una advertencia sobre la complejidad, la falta de transparencia y de responsabilidad aún presentes en la industria pesquera comercial del mundo. Sin embargo, su captura nos cuenta una historia diferente. Cada vez más países, incluso aquellos que tradicionalmente cuentan con menos recursos que las naciones más desarrolladas, están dispuestos a cooperar, compartir sus datos y utilizar tecnologías cada vez más sofisticadas para poner fin al saqueo ilegal de nuestros océanos. Una parte importante para eliminar la pesca INDNR radica en la transparencia de datos y una cooperación internacional oportuna. 

Si los países comparten públicamente sus datos de seguimiento de embarcaciones, podremos crear una imagen más completa y conectada de la actividad pesquera en el mundo. Los pescadores respetuosos de la ley son rastreados con suma facilidad y de manera pública, lo que demuestra su cumplimiento con las regulaciones. Mientras que los operadores malintencionados se destacan por su historial irregular o comportamiento sospechoso. Los pescadores que cumplan con los requisitos pueden ser recompensados ​​a través de una entrada a puerto y desembarques más rápidos y eficientes. Asimismo, las embarcaciones no autorizadas, y aquellas con un historial de incumplimiento, pueden ser sometidas a una inspección o incluso se les puede negar la entrada a puerto.

Tony Long, CEO de Global Fishing Watch, concluye: “un número creciente de países está viendo la necesidad de actuar para proteger los recursos de los océanos, pero muy pocos pueden darse el lujo de tener elementos de aplicación de última generación. Gracias a este caso, podemos ver los beneficios de la colaboración y la transparencia en varios niveles para tener una acción más efectiva. A través de una mayor transparencia y un uso prudente de la tecnología, podemos disuadir las malas prácticas y, cuando sea necesario, unirnos para poner a los operadores inescrupulosos bajo la mira y sacarlos del negocio antes de que causen más daño.”

© Regina Safri.