Un innovador proyecto de investigación permite a los científicos mirar a través de los ojos de las aves marinas para comprender su interacción con la flota pesquera de anchoveta en Perú

 

A diario, las aves marinas interactúan con cientos de embarcaciones pesqueras de anchoveta, la mayor pesquería del Perú. Es fácil avistarlas descendiendo en picada hacia los barcos que extraen sus redes llenas del mar. Lo que ven las aves desde el aire las convierte en una suerte de vigías, capaces de observar actividades en el océano que escapan a nuestra vista; y por lo tanto en un valioso aliado para complementar la información obtenida a través del monitoreo satelital, como la ubicación, identidad o actividad de un determinado buque pesquero.

La anchoveta es el principal alimento del piquero peruano (Sula variegata), la especie de ave marina más común de la costa de ese país, por eso no es extraño encontrarlas cerca de las embarcaciones pesqueras. Sin embargo, se sabe poco sobre sus interacciones: cómo se acercan a los barcos, si los siguen hasta los caladeros, o si se alimentan o no directamente dentro de las redes de cerco utilizadas para capturar la anchoveta. Pero un equipo de investigadores está haciendo descubrimientos interesantes.

Un innovador proyecto de investigación de la Universidad Científica del Sur, y apoyado por Global Fishing Watch, que utiliza técnicas de biologging para “ver” a través de los ojos de estas aves, está revelando nuevo y valioso conocimiento sobre la relación entre la flota anchovetera y los hábitos alimenticios del piquero peruano. Pero además, está proporcionando imágenes y datos confiables para verificar la información obtenida a través de los sistemas tradicionales de geolocalización, como el sistema de identificación automática y los sistemas de monitoreo de embarcaciones.

El biólogo marino Carlos Zavalaga, líder de la Unidad de Investigación en Ecosistemas Marinos de la Universidad Científica del Sur, e investigador principal del proyecto “Aves marinas centinelas del mar” explica que “el objetivo es entender las interacciones entre los piqueros peruanos y los buques pesqueros, pero desde el punto de vista de las aves”.

Desde noviembre de 2020, el equipo de Zavalaga ha colocado pequeñas videocámaras con GPS a aproximadamente 300 aves y ha determinado que, en promedio, el 20 por ciento de los piqueros tienen algún tipo de interacción con la flota pesquera más importante de Perú. 

“Hemos encontrado interacciones en donde los piqueros justamente comen dentro de las redes de cerco que se usan para pescar la anchoveta. Es decir, las aves se lanzan en picada dentro y en las zonas aledañas a las redes. También hemos encontrado que los piqueros no son los únicos que interatúan con las embarcaciones comerciales, sino también otras especies como pelícanos, cormoranes, gaviotas, e incluso delfines”, detalló el investigador.

Cámaras de las aves marinas alineadas en un escritorio
Los piqueros peruanos de este estudio están equipados con dispositivos GPS para determinar su ubicación, así como cámaras a prueba de agua, con un peso de 25 gramos, para registrar lo que ven cuando se alimentan. © Diego del Rio / Global Fishing Watch

A través de los ojos de los piqueros

Gracias a las imágenes grabadas por los piqueros, los científicos han obtenido información invaluable que puede ayudar a mejorar las políticas de manejo del recurso de la anchoveta. Según Zavalaga, como las cámaras filman cuando las aves se zambullen en busca de su presa, han podido cuantificar la talla de anchoveta consumida por las aves. 

“Eso es muy importante para el manejo de la pesquería comercial porque una de las normativas en la pesca de anchoveta es la incidencia de juveniles en las capturas. Si se excede un porcentaje (mayor al 10 por ciento) en las calas de pesca, entonces se establecen vedas locales para proteger el recurso”, indicó. En este caso, los piqueros actúan como verdaderos guardianes del mar, proporcionando evidencia del tamaño de los peces que habitan en la zona de pesca. 

Otra forma en que los piqueros pueden aumentar nuestra comprensión de lo que sucede en el mar es ayudando a monitorear los buques pesqueros. Las cámaras utilizadas en el proyecto pueden registrar, por ejemplo, embarcaciones en zonas prohibidas, como áreas naturales protegidas. También pueden filmar el número de matrícula y el nombre de la embarcación, y como estos videos están geo-referenciados (tienen una fecha, hora y posición), es posible comparar estos datos con la información pública, determinar si hay una coincidencia e identificar la ctividad pesquera no declarada.

Imagen de la cámara de un piquero mientra vuela sobre una embarcación pesquera de anchoveta
Una cámara colocada en un piquero capta un encuentro entre el ave marina y un grupo cercano de cerqueros en aguas peruanas. © Universidad Científica del Sur

Cinthia Irigoin, co-investigadora del proyecto, carga los datos con las rutas de vuelo de los piqueros en el mapa de Global Fishing Watch para compararlas con los datos de las embarcaciones pesqueras. Con el mapa, los investigadores observan de forma dinámica la trayectoria de las aves y el momento exacto en que interactuaron con una embarcación específica. La plataforma permite a Irigoin y su equipo validar la información recopilada a través de los GPS y de las videocámaras de las aves.

Los datos de seguimiento de la flota de anchoveta de Perú están disponibles públicamente gracias al compromiso de este país con la transparencia pesquera, pues desde 2018 el país suramericano publica los datos VMS de sus embarcaciones en el mapa de Global Fishing Watch, haciendo su flota visible para el mundo.

De acuerdo con Irigoin, la tecnología de Global Fishing Watch ha representado un avance significativo para el estudio del comportamiento de las aves marinas, pues, aunque los investigadores visitan las islas donde habitan los piqueros, “antes era imposible seguirlos, saber dónde estaban cuando salían a alimentarse o a realizar cualquier otra actividad”. 

“Poder tener acceso a esta plataforma de forma gratuita y hacer ese match perfecto en hora y lugar donde han estado las aves es vital”, aseguró. Para los involucrados en el proyecto, este método de observación y comprobación de datos será una herramienta vital para proponer nuevas políticas para el manejo sostenible de la pesquería de anchoveta.

Cinthia Irigoin señala el mapa de Global Fishing Watch en la pantalla
Utilizando el mapa de Global Fishing Watch, Cinthia Irigoin señala los datos coincidentes entre las rutas de forrajeo de las aves marinas y la actividad de la flota de anchoveta, verificando la información obtenida con las cámaras.© Global Fishing Watch

Global Fishing Watch busca promover la sostenibilidad y la gestión racional del océano a través de una mayor transparencia e investigación. Continuaremos colaborando con la Universidad Científica del Sur y los pescadores locales para incrementar el conocimiento sobre las aves marinas a través de un programa de monitoreo a largo plazo que nos ayude a comprender a estos centinelas naturales del mar y sus interacciones con la flota pesquera de anchoveta. Con el tiempo, nuestro objetivo es validar los registros de video de los piqueros con los datos públicos de seguimiento de embarcaciones de Perú, brindando a las autoridades del país un par de ojos adicionales en el mar.

Ir arriba