Nuevos datos revelan pesca de arrastre en áreas protegidas en el Mediterráneo

Se necesita mayor transparencia para frenar la pesca ilegal en el Mediterráneo

Med Sea Alliance, una coalición diversa de organizaciones sin fines de lucro, lanzó hoy un nuevo atlas de datos que, por primera vez, mapea áreas permanentemente cerradas a la pesca de arrastre en todo el Mediterráneo e investiga la pesca de arrastre ilegal en estas zonas.

El Atlas es una herramienta en línea que mapea presuntas y confirmadas infracciones de la pesca de arrastre en áreas donde esta actividad está permanentemente prohibida para proteger hábitats sensibles y poblaciones de peces agotadas. El Atlas se ha publicado antes de la 45ª reunión de la Comisión General de Pesca del Mediterráneo (CGPM), el organismo de gestión pesquera responsable del Mediterráneo.

En el período de enero de 2020 a diciembre de 2021, el Atlas registró incidentes de posible pesca de arrastre en 35 áreas cerradas por parte de 305 barcos diferentes durante 9.518 días de actividad pesquera aparente (según datos de Global Fishing Watch) y 169 casos de infracciones confirmadas entre 2018 y 2020, basado en la investigación de MedReAct sobre los medios de comunicación y la información publicada por las autoridades nacionales de control.

Se encontraron 80 infracciones confirmadas en las áreas restringidas de pesca de la CGPM durante el período analizado. La pesca ilegal ocurrió claramente en esos dos años y las autoridades actuaron y sancionaron a las embarcaciones involucradas. Los miembros de Med Sea Alliance están pidiendo a los miembros individuales de la CGPM que se aseguren de que no haya pesca de arrastre ilegal en sus aguas o por parte de su flota.

El análisis de presuntas infracciones utiliza datos del sistema de identificación automática (AIS) disponibles públicamente (un sistema de seguimiento utilizado para la seguridad en el mar), con referencias cruzadas con el registro de la flota de la UE y otros conjuntos de datos relevantes, para inferir el comportamiento de los buques que potencialmente pescan con redes de arrastre de fondo en el interior de zonas prohibidas.

Mientras que el AIS es obligatorio para cualquier embarcación con pabellón de un estado de la UE de más de 15 metros, en el sur del Mediterráneo, la mayoría de los estados no requieren el uso de AIS. Por este motivo, la mayor parte de las presuntas infracciones se encontraron en el Mediterráneo Norte.

«La pesca ilegal en áreas protegidas socava las medidas nacionales y regionales de gestión de las poblaciones de peces, amenaza los medios de vida de los pescadores que siguen las reglas y daña los esfuerzos de conservación marina», declaró Aniol Esteban, miembro del Comité Directivo de Med Sea Alliance.

Los miembros de Med Sea Alliance piden a los gobiernos que protejan eficazmente las áreas cerradas de la pesca de arrastre de fondo a través de una mayor transparencia y control. Para los casos particulares en los que los hallazgos del Atlas indiquen posibles infracciones, las autoridades deben investigar y aplicar sanciones disuasorias cuando se confirme la infracción.

Hoy, el 75 por ciento de las poblaciones de peces del Mediterráneo sufren por la sobrepesca. La lucha contra las prácticas de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) en el Mediterráneo no solo es esencial para recuperar las poblaciones de peces, sino también para proteger su biodiversidad única y las comunidades que han dependido de sus recursos marinos durante generaciones.

Las áreas marinas protegidas (AMP) y otros tipos de áreas protegidas, como las áreas de pesca restringida y los espacios Natura 2000, son un requisito previo para la recuperación y protección del Mediterráneo. La evidencia de casos potenciales y confirmados de pesca de arrastre en áreas cerradas sugiere que la pesca INDNR está socavando su sostenibilidad, en un momento en que otros factores estresantes como la sobrepesca, el cambio climático y la contaminación ya están afectando a las poblaciones de peces.

El Atlas muestra más de 350 áreas del Mediterráneo que están permanentemente cerradas a la pesca de arrastre, cartografiadas por MedReAct y utiliza datos, algoritmos y modelos desarrollados por Global Fishing Watch para evaluar posibles infracciones. Es la primera vez que ha sido posible mapear infracciones presuntas y confirmadas a tal escala, en todo tipo de áreas permanentemente cerradas a la pesca de arrastre en el mar Mediterráneo.

«Se cree que el análisis presentado en el Atlas sobre presuntas infracciones representa la punta del iceberg, ya que se basa solo en datos AIS que no todos los barcos usan de manera consistente», dijo Tony Long, director ejecutivo de Global Fishing Watch.

El testimonio de testigos presenciales recopilados por una investigación de MedReAct en el sur de Italia confirma lo que muestran los datos del Atlas, a saber, que los arrastreros están entrando en áreas protegidas. En un área cerrada de Italia, los pescadores artesanales locales y otros usuarios del océano han dado testimonio sobre la pesca ilegal de arrastre que ocurre en el área protegida.

«Nuestra investigación sobre el área cerrada a la pesca de arrastre frente a las islas Tremiti en el sur de Italia indica un incumplimiento reiterado, presenciado por pescadores artesanales que sufren las continuas incursiones de la pesca de arrastre ilegal», señaló Domitilla Senni, diretora ejecutiva de MedReAct. «Hacemos un llamado al nuevo gobierno italiano para garantizar que las prohibiciones de arrastre se cumplan por completo para apoyar la recuperación de las poblaciones de peces agotadas y la protección de los hábitats sensibles».

Aunque no es posible rastrear embarcaciones que apagan deliberadamente su AIS cuando ingresan a una zona cerrada, o nunca lo usan en primer lugar, el Atlas y la investigación asociada presentan un caso claro para la acción.

Los miembros de Med Sea Alliance piden a la UE y a las Partes Contratantes de la CGPM en la 45.ª reunión de la CGPM que:

  • Investiguen las posibles infracciones, tomen medidas y proporcionen información pública sobre casos confirmados.
  • Pongan en marcha un sistema de monitoreo eficaz mediante el seguimiento de todos los barcos de pesca con un sistema de rastreo de buques (VMS). Además, la CGPM debería exigir un AIS obligatorio para todas las embarcaciones de más de 15 metros.
Ir arriba