founding member logos

Organizaciones internacionales tienen como objetivo transformar la gobernanza global de los océanos al permitir el acceso a datos, tecnología y análisis a escala

Una nueva colaboración entre organizaciones internacionales tiene el objetivo de impulsar el acceso equitativo a la inteligencia pesquera, análisis de datos y asistencia vitales para el desarrollo de capacidades y ayudar a los Estados marítimos en desarrollo a combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. Fundada por la International Monitoring, Control and Surveillance Network (IMCS Network), Global Fishing Watch y TMT, la Célula Analítica Conjunta, o JAC (por sus siglas en inglés), aprovechará la tecnología innovadora y la experiencia pesquera para facilitar la colaboración entre actores estatales y no estatales y transformar la gobernanza oceánica.

El anuncio se produce previo al Día Internacional de la Lucha contra la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada, (INDNR) el 5 de junio, y la segunda Conferencia sobre los Océanos de las Naciones Unidas que tendrá lugar en Lisboa, Portugal, del 27 de junio al 1 de julio, en la cual JAC será presentado por los Estados que reconocen la importancia de la colaboración novedosa y las nuevas tecnologías que ayudan a lograr la gestión sostenible del océano.

El establecimiento de JAC marca un cambio radical en la inteligencia y el análisis de la pesca.  Establecerá un precedente para orientar el cambio global hacia un mayor uso de datos abiertos, análisis de datos y tecnología integrada con el fin de proporcionar una mayor transparencia en las actividades que ocurren en el dominio marítimo y fortalecer los esfuerzos de monitoreo, control y vigilancia de la pesca”, dijo Mark Young, director ejecutivo de IMCS Network. “La colaboración entre Estados, organizaciones sin fines de lucro y proveedores de tecnología puede ayudar a enfrentar la pesca INDNR proporcionando datos procesables, inteligencia creíble y desarrollo de capacidades para quienes más lo necesitan, mejorando en última instancia la gestión pesquera global”. 

La pesca INDNR causa un daño significativo a la salud y la resiliencia del océano, que es crucial para garantizar los medios de vida y la seguridad alimentaria a nivel mundial. Este fenómeno, que cuesta a los Estados millones de dólares en pérdidas de ingresos y causa daños incalculables a los ecosistemas marinos, también está relacionado con el aumento de los delitos asociados, incluidos los abusos de los derechos humanos y laborales, así como con problemas más amplios de seguridad marítima.

La tecnología y la transparencia de la información pueden impulsar el cambio a escala en la lucha contra la pesca ilegal. Pero la comunidad mundial carece de un acceso equitativo a los datos y herramientas necesarios, así como de los recursos y la formación necesarios para utilizarlos. Las autoridades de gestión han recurrido tradicionalmente a sistemas de control propios que han limitado el intercambio de información y no están disponibles para todos los Estados. 

En un esfuerzo por racionalizar las diversas tecnologías y ofertas de datos en la esfera de la inteligencia pesquera, JAC busca facilitar un modelo más abierto y colaborativo que catalice los datos y la tecnología agrupados, y realice esfuerzos de creación de capacidad para mejorar los procedimientos operativos actuales. Estos datos pueden ser compartidos por todos los socios y desplegados para apoyar a las autoridades de control marítimo, permitiéndoles llevar a cabo operaciones de seguimiento, control, vigilancia y aplicación de la ley en materia de pesca, basadas en el riesgo y en la información.  Estas acciones también están diseñadas para actuar como elemento disuasorio, ya que las actividades ilícitas serán más difíciles de ocultar. El JAC se centrará especialmente en el refuerzo de los controles portuarios, la actividad de transbordo y las patrullas aéreas y marítimas.  Los resultados de los análisis del JAC también se pondrán a disposición de los procesos políticos y jurídicos internacionales que se centran en el cierre de las lagunas que explotan los operadores de la pesca ilegal.

«El reto de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) sigue evolucionando, al igual que las respuestas», dijo Duncan Copeland, director ejecutivo de TMT. «Las oportunidades que ofrecen los datos apropiados, las herramientas y tecnologías adecuadas y la formación de personal específica para reforzar las capacidades de control de la pesca son enormes, pero sólo si son accesibles y se adaptan a un contexto nacional o regional. La cooperación y la colaboración de los actores estatales y no estatales son esenciales, y el JAC se ha formado para permitir este objetivo.”

Lo que hemos establecido con la Célula Analítica Conjunta es un mecanismo de asociación que está diseñado para crecer e incorporar más plataformas y proveedores de tecnología complementarios», dijo Tony Long, director ejecutivo de Global Fishing Watch. «Esta iniciativa, cuando se lleve a escala, movilizará la experiencia combinada de sus socios y permitirá realizar análisis más específicos y ofertas de inteligencia procesables.«

El trabajo de JAC se centrará en cuatro áreas clave: inteligencia pesquera; creación de capacidad de seguimiento, control y vigilancia; acceso a datos y tecnología, y desarrollo de asociaciones.  Se basará en las herramientas existentes creadas por los miembros fundadores, como el mapa de seguimiento de buques de Global Fishing Watch y otras herramientas relacionadas, como su portal Carrier Vessel, así como la Herramienta de Capacidad Analítica Pesquera de TMT, un sistema de gestión de la inteligencia pesquera construido para captar y apoyar el análisis de las identidades y características de la flota pesquera mundial y las empresas que la componen.

«Los peces son un medio de vida y una fuente de nutrición para miles de millones de personas. Es fundamental prevenir acciones como la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada que amenazan este recurso vital», dijo Melissa Wright de Bloomberg Philanthropies. “La nueva Célula Analítica Conjunta es un paso sin precedentes para mejorar la colaboración mundial que busca poner fin a la piratería pesquera. Bloomberg Philanthropies se complace en apoyar este importante esfuerzo para extender los datos disponibles sobre la pesca. “Sabemos que no se puede manejar lo que no se puede medir. Por lo tanto, los datos generados por esta nueva fuerza de inteligencia pesquera garantizarán que los gobiernos, los aliados de la sociedad civil y las comunidades puedan responsabilizar a quienes actúan de manera incorrecta, y que el pescado continúe siendo un recurso disponible para miles de millones de personas en todo el mundo».

Ir arriba