Tony Long, director ejecutivo de Global Fishing Watch, encuentra motivos para preocuparse, pero también esperanza a medida que miramos hacia la Década de las Ciencias Oceánicas y constatamos un creciente consenso en cuanto a que nuestro futuro, y el curso a seguir para la conservación de los océanos, debe ser impulsado por olas de datos, compartidos y abiertos a todos

 

Tony Long, director ejecutivo de Global Fishing Watch

Desearíamos que las noticias fueran mejores, pero ha sido un año de crisis continua y un resultado menos positivo de lo que todos hubiéramos esperado. El océano no dio ninguna señal de que sea menos frágil, y la naturaleza no dio ninguna indicación de que esté menos furiosa. Entre las instantáneas de la emergencia climática, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) declaró julio el mes más caliente en la tierra jamás registrado. Importantes corrientes oceánicas que moderan el clima global y el invierno de Europa, desequilibrado por el cambio climático, mostraron peligrosos signos de debilitamiento. La Fundación Minderoo, en el Día Mundial de la Pesca, publicó sus nuevas investigaciones que indican que las poblaciones de peces están mucho peor de lo que pensábamos; pero el mensaje llamativo fue que simplemente faltan los datos para comprender realmente el estado de las pesquerías. Las tendencias estratégicas predichas en décadas pasadas parecen estar a punto de hacerse realidad, como las migraciones masivas y los conflictos por alimentos y otros recursos inducidos por el clima. Existe la sensación de que estamos llegando a un punto de inflexión, y términos como «última oportunidad» se utilizan con más frecuencia para describir nuestra perspectiva de revertir la marea.

No es de extrañar que muchos de nosotros buscáramos inspiración y orientación en la Década de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible 2021-2030 y la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en Glasgow, que el príncipe Carlos de Gran Bretaña describió como la “última oportunidad” de frenar un clima que se descarrila. Solo una de las formas en las que Global Fishing Watch reconoció esta importante coyuntura fue firmando el Llamado científico a la acción basada en los océanos para abordar la crisis climática, un grito de guerra para mirar hacia el océano en busca de soluciones muy necesarias y un curso a seguir.

A pesar de los desafíos que tenemos por delante, hay señales importantes de que empezamos a encontrar nuestro camino. Los temas de la Década de los Océanos producen un hilo llamativo que emerge repetidamente:

Los datos, muchos de ellos, coherentemente integrados y accesibles, nos ayudarán a superar la tormenta.

Varias de las acciones respaldadas de la década muestran un mayor intercambio de datos y transparencia como motores prometedores para abordar nuestros problemas climáticos colectivos. Por ejemplo, el mundo empieza a ponerse de acuerdo en la necesidad de lograr mayor accesibilidad a datos oceanográficos completos a fin de comprender y abordar una amplia gama de cuestiones y sus posibles repercusiones sociales y económicas. En su acción de la década Promover el Fondo Marino 2030 y el Mapeo Oceánico, NOAA captura tanto su ambición como el argumento para un futuro basado en datos, diciendo: «Un mapa completo del océano es un punto de partida crucial para los resultados deseados de la Década, y la falta de un mapa adecuado nos impide lograr globalmente el océano que queremos».

La NASA también le sigue el paso con su misión a diez años para aumentar la comprensión de la manera en que el océano reacciona al cambio climático a través de una inversión significativa en datos satelitales a color del océano y datos de aerosoles y nubes. Necesitamos mapear, integrar mejor y compartir los conjuntos de datos dispersos del mundo. Ya no queda ninguna duda; la explosión de nuevos datos y tecnología puede alimentar los esfuerzos colectivos para gobernar mejor nuestros recursos oceánicos. Estamos entusiasmados de ser parte de la revolución para desbloquear datos oceánicos innovadores y soluciones basadas en la ciencia y la naturaleza.

Herramientas para un futuro basado en datos

Mirando hacia atrás en 2021, vemos un año atareado en temas de innovación. Lanzamos el portal Global Fishing Watch Marine Manager, fundado por la filántropa y defensora de los océanos Dona Bertarelli, y catalogado como una de las acciones del Decenio de los Océanos respaldadas por la ONU. La herramienta de gestión marina reúne los datos de muchas agencias diferentes de una manera dinámica para apoyar el diseño, la gestión y el monitoreo de áreas marinas protegidas (AMP) cada vez más críticas y otras medidas de conservación basadas en áreas en sitios piloto asociados en islas Ascensión, Galápagos, Guyana, Niue, Tristán da Cunha, el Mediterráneo y el Mar Negro. En diciembre, lanzamos nuevas actualizaciones al portal, permitiendo comparaciones de la actividad humana a través del tiempo y brindando ofertas de datos más diversas y nuevas formas de interactuar con estos. Las AMP son clave para salvaguardar la biodiversidad, la resiliencia y las poblaciones de peces, y fue un gusto presentar el portal Marine Manager al COP26 Resilience Hub y mostrar esta promesa.

En julio, lanzamos la próxima generación de nuestro mapa insignia, impulsado por nuevas soluciones de ingeniería que brindan a los gerentes e investigadores la capacidad adicional de visualizar y analizar miles de millones de puntos de datos en una plataforma que ofrece información fácil de usar y procesable sobre los aproximadamente 65.000 buques pesqueros que monitoreamos. Combinando múltiples tecnologías de código abierto y una innovadora cuadrícula de datos para visualizaciones nítidas, el mapa presenta nuevas opciones de respuesta e investigación que ayudan a los administradores de pesquerías, a los responsables políticos, a los científicos y al público en general, a rastrear los cambios y la actividad en el espacio y el tiempo. Más fuentes de datos se fusionarán en el próximo año para proporcionar una comprensión aún más sólida de nuestro impacto en el océano.

 

La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) sigue amenazando los ecosistemas, los mercados y los medios de vida indígenas. En ninguna parte es esto más cierto que en África Occidental, donde, en 2021, junto con Trygg Mat Tracking nos asociamos con los gobiernos de Senegal, Costa de Marfil y Ghana y con el Comité de Pesca para el Oeste Central del Golfo de Guinea con el fin de probar nuestra nueva herramienta Vessel Viewer y ayudar a los Estados en la lucha contra la pesca ilegal a través de controles portuarios más fuertes. Los puertos son a menudo el último punto de control donde el pescado puede ser claramente vinculado al buque que lo capturó, y ofrecen una de las mejores y más rentables oportunidades para identificar y disuadir la pesca ilegal. Vessel Viewer proporciona datos sobre la identidad de un buque, la actividad pesquera, el transbordo y las visitas a puertos. Este permite a las autoridades identificar y cotejar información relevante, ausente o falsa para informar la toma de decisiones basada en el riesgo y orientar sus esfuerzos de inspección y aplicación donde pueden tener el mayor efecto. Kenia también se ha unido a esta asociación, y esperamos que su uso se expanda por toda África, de hecho, a nivel mundial, para que la herramienta pueda proporcionar un apoyo generalizado, especialmente donde los recursos de aplicación son escasos.

Desarrollando la tecnología Vessel Viewer, y cumpliendo nuestra misión de eliminar los incentivos de pesca INDNR y dar a los operadores ilegales menos lugares para esconderse, nos enorgullece asociarnos este año con Oceana, Trygg Mat Tracking y Ocean Risk and Resilience Action Alliance para el desarrollo de una nueva herramienta que proporcionará a los suscriptores de seguros detalles del historial de la embarcación que les alertarán sobre el riesgo de que un buque haya sido utilizado para una actividad ilegal. Los operadores ilegales ponen en peligro toda la industria y las formas de vida, por lo que la negación del seguro es una respuesta adecuada. La herramienta fue anunciada en una mesa redonda de alto nivel en la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático para ayudar a avanzar en los esfuerzos para involucrar más a las aseguradoras y otros actores en la lucha contra la pesca INDNR.

Aportar equidad, responsabilidad y equilibrio a la pesca comercial es clave para la Década del Océano. Nuestro trabajo en la frontera de los macrodatos nos vincula en una importante asociación con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en la que nos basamos en colaboraciones anteriores y ayudamos a la FAO en la acción respaldada por la década “Innovación digital De la mano con el seguimiento científico de la pesca y los ecosistemas”. Nuestro enfoque incluye el Atlas Global de Actividad Pesquera basada en AIS 2019, que estamos actualizando con datos más completos al aprovechar las fuentes globales de radares satelitales e imágenes ópticas, lo que permite la detección directa de embarcaciones pesqueras incluso si han apagado la transmisión de su posición GPS.

Sabemos que el mundo carece de acceso a datos importantes. Para agravar este problema, a menudo no podemos comprender lo que estamos viendo cuando tenemos acceso, porque las lagunas y la falta de integración en los datos nos impiden comprender los problemas en todo su alcance. Estamos trabajando para que nuestra actividad de buques de clase mundial, los datos de pesca aparentes y las herramientas de análisis estén lo más ampliamente disponibles posible. Estamos desarrollando nuevas y mejores formas en las que nuestros datos pueden incorporarse e integrarse automáticamente con otras plataformas, ayudando a nuevas colaboraciones, dinamizando los espacios de trabajo compartidos y aumentando una red de información fácil de usar y democrática.

Una ola de transparencia en América Latina

 

Los datos abiertos y compartidos son fundamentales para los logros del año que termina. Hemos avanzado y generado un impulso importante a nivel mundial, pero estamos particularmente orgullosos del liderazgo mostrado por los Estados de América Latina, que continúan impulsando una ola de transparencia. Ecuador y Brasil han cumplido sus compromisos para una mayor transparencia en la gobernanza pesquera al hacer que los datos del sistema de seguimiento de buques (VMS) estén disponibles públicamente en nuestro mapa, y Belice y Costa Rica también se han comprometido con este paso. Hay un halo de información ahora en América del Sur y Central que queremos que el resto del mundo imite. El uso de nuestros datos y herramientas sigue siendo una de las formas más rentables y eficientes en que los gobiernos pueden alcanzar sus objetivos de conservación marina. Ecuador, adyacente a algunas de las pesquerías más valiosas del mundo, ahora tiene 700 barcos visibles en nuestro mapa, y esto solo fortalecerá la asociación ecuatoriana con el programa canadiense Detección de Embarcaciones Oscuras. La integración de los datos VMS de Brasil con nuestra plataforma puso a la vista del público la actividad de más de 1.400 embarcaciones de su flota nacional. La industria atunera brasileña, liderada por la Alianza del Atlántico para el Atún Sostenible y apoyada por Oceana, Global Fishing Watch, Projeto Albatroz, Fundación Pró-Tamar, la Universidad Federal Rural de Pernambuco y Paiche Consultoria, ganó el Tuna Awards 2021 por su iniciativa Open Tuna para modernizar la recopilación de datos y reforzar la trazabilidad transparente, utilizando nuestras herramientas para asegurar que su industria atunera sea sostenible en el futuro.

Alianzas para ampliar el impacto

La colaboración con otros continúa brindando algunas de las vías más ricas para nuestro trabajo. Nuestra asociación con la Guardia Costera de los Estados Unidos continúa cosechando beneficios y apoyando la observancia en el agua. El Comando Sur de los Estados Unidos, o SOUTHCOM, firmó un acuerdo de asociación  con Global Fishing Watch, utilizando nuestros datos y análisis públicos de embarcaciones para promover la colaboración y una vigilancia marítima más sólida en sus asociaciones de Centro y Sudamérica.

Proporcionamos análisis para ayudar a una importante investigación de Associated Press y Univision sobre las actividades de la flota de calamar gigante en el Pacífico sureste. A través de la publicación de nuestros propios reportes del calamar mensuales, aportamos un foco de atención y agudas herramientas analíticas a esta importante pesquería, cuantificando la actividad e identificando los barcos que operaban sin transmitir sus posiciones. También señalamos a aquellos con un historial de asociación con actividades ilegales. Nuestros informes trajeron un nuevo monitoreo a esta actividad extractiva masiva frente a la costa occidental de América del Sur, y crearon datos procesables para ayudar a las autoridades en sus decisiones sobre inspecciones enfocadas, reforzamiento del cumplimiento y políticas de pesquerías.

Organizado conjuntamente con la Unidad de Innovación de Defensa de EE. UU., aprovechamos el poder del pensamiento colectivo con nuestro VIEW3 Challenge. La tecnología de radar satelital puede penetrar las nubes y la oscuridad para identificar grandes embarcaciones de metal y el concurso se enfocó en descubrir opciones que contengan algoritmos con capacidad de detectar automáticamente embarcaciones que no transmiten públicamente su posición. Los ganadores serán anunciados en el nuevo año y esperamos que sus contribuciones ayuden enormemente en nuestro trabajo continuo para revelar aquellos buques que operan en las sombras.

Investigación para crecer y mirar hacia el futuro

En 2020, Global Fishing Watch reveló uno de los casos más grandes conocidos de pesca ilegal, con más de 900 embarcaciones pesqueras originarias de China pescando ilegalmente en aguas norcoreanas y miles de embarcaciones norcoreanas pescando en aguas rusas. Descubrimos estas embarcaciones utilizando una combinación novedosa de radar satelital, imágenes ópticas diurnas y nocturnas y el sistema de identificación automática, o datos AIS.

Este año, el equipo de investigación ha estado ocupado trabajando para aplicar estas mismas tecnologías a nivel mundial. Es decir, vamos a utilizar tecnologías satelitales de sensores múltiples y aprendizaje automático para mostrar a nivel global las embarcaciones que no transmiten públicamente su ubicación ni aparecen en sistemas de monitoreo públicos. Ahora estamos procesando petabytes (1 petabyte = 1 millón de gigabytes) de imágenes ópticas y de radar, fuentes de datos cientos de veces más grandes que nuestros datos AIS actuales. En el próximo año, comenzaremos a ver los resultados de este trabajo y una capa pública producida en nuestro mapa.

También hemos realizado una serie de avances tras bastidores, incorporando nuevos datos y tecnología de construcción que generará un mayor alcance e impacto. Este trabajo incluye un modelo actualizado de riesgo de trabajo forzoso en buques pesqueros, y un análisis que compara las brechas en las transmisiones de las embarcaciones y sus ubicaciones en relación con límites como las AMP, basándose en nuestra investigación publicada en la revista PNAS el año pasado. También estamos trabajando en una nueva base de datos global de embarcaciones que identificará las propiedades y autorizaciones de embarcaciones en todo el mundo. Estamos desarrollando una interfaz de programación de aplicaciones, o API, un portal que permitirá la conexión automatizada de los datos de Global Fishing Watch a otros sistemas. La primera en probar nuestra API es la nueva iniciativa Ocean Watch del Instituto de Recursos Mundiales.

Para garantizar que los nuevos flujos de datos se puedan utilizar ampliamente para contribuir a informar a los gestores, impulsaremos la célula analítica conjunta (JAC), establecida en 2021 por Global Fishing Watch, Trygg Mat Tracking y la Red Internacional de Seguimiento, Control y Vigilancia como un esfuerzo de colaboración diseñado para aprovechar la recopilación de información complementaria y las capacidades analíticas, las herramientas y bases de datos de inteligencia pesquera y las asociaciones internacionales de las tres organizaciones fundadoras. Se espera que Skylight y C4ADS sean los primeros contribuyentes al JAC.

Nuestro equipo también está explorando nuevas áreas de investigación, analizando los impactos de todos los barcos en el mar, y no solo los barcos pesqueros. Ya no cabe duda de que la transparencia puede respaldar los esfuerzos para abordar la pesca INDNR y mejorar la gestión de los océanos. También creemos que los avances en el aprendizaje automático y las mejoras adicionales en la forma en que procesamos los datos brindarán al mundo una mejor información sobre las embarcaciones que podrían estar en riesgo de cometer violaciones a los derechos humanos y el uso de mano de obra forzada. Al entrar en 2022, exploraremos cómo la transparencia puede impulsar la gobernanza necesaria para resolver otros desafíos que enfrentan nuestros océanos. Estamos seguros de que podemos impulsar un mayor compromiso con los Estados costeros y del pabellón, así como la sociedad civil para lograr objetivos de transparencia y aprovechar el impulso ya alcanzado. Nuestro enfoque en el futuro abarcará una visión más completa de toda la actividad humana en el agua y sus impactos en la biodiversidad y el clima.

Como surfistas preparados, vemos venir olas de big data y un futuro lleno de posibilidades.

Tony Long es el director ejecutivo de Global Fishing Watch.

Ir arriba